miércoles, mayo 24, 2006

Poemas de Getrud Kolmar

Mis queridos cero lectores, les dejo unos poemas que les había prometido desde hace tiempo, de una rara avis de la literatura alemana del pasado siglo, seguro de que hallarán en ella motivos para la reflexión y el asombro.

Nacida Chodziesner, cambió su apellido por el nombre del pequeño poblado polaco de donde provenían sus padres. Hija del célebre abogado berlinés Ludwig Chodziesner, tío de Walter Benjamin. Es poco lo que se sabe de su vida, mayormente por el epistolario de su hermana Hilde, publicado en Alemania en 1970. Su vida se caracterizó por una envidiable discreción, alejada del reconocimiento público y de los círculos literarios berlineses, los cuales aborrecía. Cultivó la poesía y la novela con fortuna. La tristemente célebre Kristallnacht de 1938 obligó a su padre a vender su negocio en Finkenkrut y a refugiarse en un apartamento en Charlottenburg. Obligada a dejar de trabajar hacia 1941, enfrenta la deportación de su padre a Theresientadt en septiembre de 1942, en donde moriría en febrero de 1943, momento en que ella misma sería arrestada y deportada a Auschwitz. Su más importante libro, Welten, apareció publicado de manera póstuma en 1947, aunque fue compuesto entre agosto y diciembre de 1943, cuando moriría en medio de la locura del exterminio nazi. En un poema de 1940 ella parece haber predicho el futuro que le aguardaba, en conmovedores versos de premonitorios tonos. Su poesía, de enorme tensión lírica, nos ofrece la visión de un mundo que sólo la poesía podía rescatar. Welten es, sin lugar a dudas, uno de los libros de poesía más prodigiosos del pasado siglo, de una poderosísima belleza, y un cuidado y una tensión líricas prácticamente sin paralelo. Es completamente desconocido en lengua castellana y sólo hasta hace unos años ha sido traducido. Estas son traducciones las hice antes que apareciera la versión española (editada por Ediciones El Acantilado) de esta hermosísima poesía en nuestra lengua, de una poeta destinada a ocupar un lugar preponderante en la poesía alemana.

Ich werde sterben

Ich werde sterben, wie die vielen sterben;

Durch dieses Leben wird die Harke gehn

Und meinen Namen in die Scholle kerben.

Ich werde leicht und still und ohne Erben

Mit müden Augen kahle Wolken sehn.

1939-1940

Yo moriré, como muchos mueren;

por esta vida, el rastrillo pasará

y mi nombre en la tierra talla.

Seré ligera y callada y sin herederos

con cansados ojos nubes yermas anhelo.

Opfergang

Ich wusste, dass auch ich geboren bin.

Es ist ein Buch, da steht mein Name drin.

Ich war mir selbst zu eigen zwanzig Jahr,

Trug schwer an mir; da fand ich den Altar

Und hab' auf seinen Stufen scheu mein Ich

Um eine Güte Gottes geschenkt: für dich.

Und legte meines Ichseins Glück dazu

Und wurde reich, da nichts mir blieb. Nur du.

Aus dem zyklus “In memoriam 1918”

El paseo de la víctima

Supe que también yo nazco.

En un libro mi nombre está.

Era mi dueña a los veinte años,

me llevaba pesadamente; allí encontré el altar

y en sus pasos tenía tímidamente mi yo

sobre una bondad de Dios dada: para ti.

Y puso mi dicha de ser-Yo

y fue suficiente, pues nada me quedó. Sólo tú.

Aus dem Dunkel

Aus dem Dunkel komme ich, eine Frau.

Ich trage ein Kind und weiß nicht mehr, wessen;

Einmal hab ichs gewußt.

Aber nun ist kein Mann mehr für mich...

alle sind hinter mir eingesunken wie Rinnsaal,

das die Erde trank.

Ich gehe weiter und weiter.

Denn ich will vor Tag ins Gebirge, und die Gestirne schwinden schon.

Aus dem Dunkel komme ich.

Durch finstere Gassen schritt ich einsam,

da jäh vorstürzendes Licht mit Krallen die sanfte Schwärze zerriß,

der Pardel die Hirschkuh,

und weit aufgestoßene Tür häßliches Kreischen, wüstes Gejohle, tierisches Brüllen spie.

Trunkene wälzten sich...

Ich schüttelte das am Wege von Saum meines Kleides.

Und ich wanderte über den verödeten Markt.

Blätter schwammen in Lachen, die den Mond spiegelten.

Magere, glierige Hunde berochen Abfälle auf den Steinen.

Früchte faulten zertreten,

und ein Greis in Lumpen quälte noch immer sein armes Saitenspiel

und sang mit dünner, mißtönig klagender Stimme

ungehöhrt.

Und diese Früchte waren einst in Sonne und Tau gereift,

träumerend noch von Duft und Glück der liebenden Blüte,

doch der wimmernde Bettler

vergaß das längst und kannte nichts anderes mehr als Hunger und Durst.

Vor dem Schlosse des Mächtigen stand ich still,

und da ich die unterste Stufe trat,

zerbarst der fleischrote Porphyr knackend an meiner Sohle. –

Ich wendete mich

und schaute empor zu dem kahlen Fenster, der späten Kerze des Denkenden,

der sann und sann und nie seiner Frage Erlösung fand,

und zu dem verhüllten Lämpchen des Kranken, der doch nicht lernte,

wie er sterben sollte.

Unter dem Brückenbogen

zankten zwei scheußliche Gerippe sich um Gold.

Ich hob meine Armut als grauen Schild vor mein Antlitz

und zog ungefährdet vorbei.

Im Fernen ich den steinigen, widerstrebenden Pfad hinan.

Felsgeröll, Stachelsträucher verwunden die blinden, tastenden Hände:

eine Höhle wartet,

die im tiefsten Geklüft den erzgrünen Raben herbergt, der keinen Namen hat.

Da werde ich eingehn,

unter dem Schutz der großen schettenden Schwinge mich niederkauern und ruhn.

Verdämmernd dem stummen wachsenden Wort meines Kindes lauschen

und schlafen, die Stirn gen Osten geneigt,

bis Sonnenaufgang.

Desde la oscuridad

Desde la oscuridad provengo, una mujer.

Traigo un niño y no es más lo que sé;

una vez supe de yos.

Pero ahora no hay más hombre para mí…

todo se hunde ante mí como el arroyuelo

que la tierra bebió.

Avanzo y voy más allá

pues quiero anticipar el día en los montes, y las estrellas declinan ya.

Desde la oscuridad provengo.

Por oscuros callejones anduve solitaria

donde la luz precipitándose rasgó la apacible oscuridad,

el leopardo la cierva,

y una monstruosa puerta abierta de par en par chirría,

desolado griterío, el bestial rugido.

Se revuelcan en la ebriedad…

En el camino meneé el dobladillo de mi vestido.

Y me dirigí hacia el desolado mercado.

Hojas flotaban en la risa reflejadas por la luna.

Ávidos perros magros husmeaban la basura en las peñas.

Frutas podridas pisadas,

y un viejo en andrajos martiriza su pobre arpa

y canta con débil y desentonada voz

inaudible.

Y esas frutas una vez por sol y rocío maduradas,

ensimismadas aún de aroma y dicha de la flor de amor,

pero el mendigo lloriqueando

había olvidado esto hacía mucho y no sabía más que de hambre y sed.

Ante el castillo del poderoso me detengo,

y como la última sirviente fui,

estalló el porfirio rojo carne crujiendo a mis pies. —

Me volteé

y vi en la ventana helada la postrer vela del pensamiento,

pensar y pensar y nunca hallar su liberación de la pregunta

y a la cubierta lámpara del enfermo que no aprendió

cómo debe morirse.

Bajo el arco del puente

peleaban dos espantosos esqueletos por oro.

Alcé mi pobreza como gris escudo ante mi rostro

y pasé sin peligro.

En la distancia me lapidan, renuente, sendero arriba.

Empedrado, los espinosos arbustos hirieron las ciegas y sensibles manos:

una cueva vigila,

la hondonada alberga al cuervo enverdecido que nombre no tiene.

Ahí entraré,

bajo la protección de su gran y sombreado vaivén me acurrucaré y reposaré.

Condenada la enmudecida gran palabra mi hijo escucha

y duerme, la frente hacia Levante tendida,

hasta la salida del sol.

3 comentarios:

Eratóstenes Horamarcada dijo...

Una vez supe de yos...
Octavio Paz decía que la misión del traductor es recrear; dar a luz en determinada lengua un poema que no habría existido sin el estímulo que representaba la existencia de otro en otra lengua.
Ese verso de los yos tiene su propia vida, en español.

El Toro de Barro dijo...

Pensaba cerrar la antología de la poesía del Holocausto que estoy preparando con los poetas que ya tenía, cuando he visto estos magistrales traducciones tuyas. Me gustaría saber si dispones más poemas de Gertrud escritos a ciencia cierta durante los años del Apocalipsis. En la publicación de el Acantiliado, no he visto relaciones evidentes, y este hecho fue decisivo para que no la incluyera.
Un fuerte abrazo, y mi profunda admiración por tu trabajo silencioso. Te he vinculado a mi espacio.

carlosmorales@yahoo.es

Anónimo dijo...

We stumbled over here different web address and thought I should check things out.
I like what I see so i am just following you.

Look forward to exploring your web page again.
Look at my homepage ; transfer news epl fantasy football